sábado, 9 de febrero de 2013

Baile de máscaras

Esa noche se sentía especialmente libre, siempre la habían gustado los bailes y mucho más si iban acompañados de máscaras. Le encantaba el misterio de bailar con alguien a quien sólo podías ver los ojos ,la sonrisa y a veces, escuchar su voz, y se divertía intentando imaginar quien estaría detras de ese misterio.
Pero al cambiar de pareja por última vez se había empezado a encontrar mal. Había algo en los ojos azules de ese chico que la hacía estremecerse y contener la respiración por miedo a que la mirase fijamente y la rompiese en pedazos. El chico no la prestaba atención, estaba demasiado concentrado en algo que estaba lejos de allí, quizá incluso en sus propios pensamientos. Tenía la mirada casi ausente y su boca reposaba en su cara con un gesto de impasibilidad que no reflejaba ninguna emoción. Al contrario que todos los presentes, parecía incluso aburrido, como si le hubiesen obligado a ir allí y estuviese, simplemente, intentando que el tiempo pasase más deprisa.
Pero todas las divagaciones de Maia sobre ese misterioso chico se acabaron cuando finalizó la música y por un segundo él la miró.
Todo lo que había pensado hasta ese momento desapareció, dejando espacio sólo a esa mirada cautivadora. Era incapaz de apartar los ojos de él por mucho que lo intentaba y las fuerzas le flaquearon cuando de golpe, él se apartó de su lado para continuar el baile con otra chica. Todo lo libre que se había sentido hasta ese momento, pasó a ser angustia y opresión.
"¿Qué me está pasando?" se preguntó en silencio mientras se retiraba  a los jardines para ir a coger aire . A cada paso que daba el aire que entraba en sus pulmones le quemaba más la garganta y la opresión que sentía amenazaba con axfisiarla, clavandose en ella como mil cuchillos llenos de veneno.
Apresuró el paso hasta llegar donde nadie podría verla y se dejó caer al suelo. "Esto es ridículo" pensó por enésima vez mientras intentaba contener las lágrimas a causa del dolor.
¿Qué le había pasado? ¿Por qué tanto por sólo unos ojos? ¿Quien era ese chico que no podía sacarse de la cabeza? ¿Por qué ese dolor?.
Maia no entendía nada pero decidió que lo único que podía hacer era calmarse y dejar de pensar en los momentos anteriores. Pensar en algo bueno, en algo que la gustase. Pero cuando lo intentó hubo algo que la asustó aún más. Algo en lo que nunca se había parado a pensar. No tenía ni un sólo recuerdo que no fuese de noches de baile y mascaras. Ni uno más. ¿Era eso posible?
"Ese chico me ha borrado mis recuerdos" fue lo primero que pensó, dándose cuenta al segundo de lo absurdo que resultaba ese pensamiento.
Se forzó a hacer memoria, a averiguar algo más de lo que se suponía que era su vida. Pero por mucho que lo intentó no consiguió nada. Era como si sólo viviese durante los bailes de máscaras y el resto del tiempo permaneciese en una especie de sueño del que no era consciente.
Aterrada, volvió al salón para ver si allí encontraba alguna respuesta a todos esos pensamientos que se sucedían por su mente sin ningún sentido, rayando la velocidad de la luz y mezclandose hasta que no se podía distinguir cual era cual.
Entró corriendo en aquella inmensa sala repleta de gente que de repente no le daban ninguna seguridad, buscando aquel chico, aquellos ojos.. sin encontrarlos. Una sombra cruzó la ventana que más proxima estaba a ella y con el último ápice de esperanza se asomó para ver si encontraba lo único que necesitaba ver en ese momento.
Lo que vio la dejó sin respiración. Era una sala igual que en la que estaba ella. Con miles de personas vestidas igual. Y allí estaba él, atravesándola con sus ojos azules. Dedicándola una mirada que la hizo sentir lástima por sí misma.
"¿Por qué me mira así?" fue lo único que pudo pensar mientras él se giraba para irse.
"¡No le dejes ir!" le gritó una voz desde su interior "¡Corre por él!". Y sin saber porqué se vio haciendo un intento de cruzar esa gran ventana. Un intento nulo. Había unas barreras invisibles que la prohibían moverse más allá de donde estaba. De esa ventana que desde el otro lado era un simple cuadro. Un cuadro que unos ojos azules no dejaban de observar intensamente.
"Estoy atrapada" fue lo último que pensó Maia, antes de desmayarse.

10 comentarios:

  1. Jo claro que me acuerdo de la historia de Maia. Me encantaba porque era triste... Y albergaba tantas cosas , tengo ganas de volverla a leer :)

    ( en cuanto tenga un rato libre te escribo en condiciones)
    Solo queria decirte que me encanta ... :)
    Te quiero mucho mucho mi Cold :)

    ResponderEliminar
  2. El final lo resume todo. Está atrapada... Como muchas veces nos atrapamos nosotros mismos en "juegos" sin sentido, en pensamientos que no llevan a nada. Olvidando todo lo demás.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta,es un relato muy fantasioso que te hace adaptar esa situación en las tuyas propias.

    ResponderEliminar
  4. Hum...
    Hum...
    Hum...
    Dime que esta historia es más larga. Es decir, no puedes dejarme aquí con la incógnita, sin explicarme quién es el hombre misterioso con los ojos azules, ni qué pasará con Maia.
    A pesar de todo, me encanta tu forma de contar las cosas, con esa delicadeza y suavidad. Resulta imposible resistirse al impulso de seguir leyendo, y cada línea... No sabría explicarlo, pero esa agonía que transmites cuando Maia se ve encerrada, incapaz de recordar nada aparte de la mirada del otro chico, me ha puesto la piel de gallina.

    Eh, eh, eh. ¿Cómo es que tienes una historia que se desarrolla en un psiquiátrico y todavía no he leído ni una palabra de ella? Me encantan las historias con protagonistas locos, y me encantan tus historias, así que una historia tuya sobre gente loca tiene que encantarme.
    Y ese libro de Patrick Rothfuss, pues resulta que sí me lo he leído, este mismo verano, de hecho. Me acuerdo que me sorprendió leer aquellas palabras cuando ni siquiera sabía que eran de ese libro. No entiendo cómo pudo olvidárseme, con lo mucho qe me gustó xD

    Leí tu correo (aún espero encontrar el tiempo para responderte en condiciones), y me alegro mucho de que te gustase "La Sinfonía no. 20". ¿Captaste las referencias históricas que metí para hacerme el guay? xD
    Espero que "Abbise" también te guste, y que no te arrepientas de haberlo comprado :)

    Un beso enormísimo, y muchas gracias por el apoyo constante que me prestas ^^

    ResponderEliminar
  5. Hermoso blog! Me encantó! Me gusta mucho como escribis, sabes? segui asi! Un besito!

    http://utopiadeunchicocansado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonita entrada! Me encanta leerte, se hace muy ameno.
    Creo que una mirada enamora, y que en los ojos de una persona podemos vernos a nosotros mismos. Por eso mismo, hay gente que no mira directamente a los ojos, para no descubrirse a sí misma, ni que la descubran.
    Un placer pasar por aquí, y muchas gracias por tu comentario.
    Saludos.

    Luna Plateada

    ResponderEliminar
  7. Por fín, tengo un rato un poco más largo para escribirte realmente bien.
    Ya sabes lo que opino de todas tus historias. Sabes que siempre me han encantado, y que aún recuerdo la primera historia que me pasaste, aquellas que siempre desee que terminaras porque era la que me mandabas cachito a cachito por email..
    Sinceramente a mi me hubiese gustado muchisimo tambien terminar Luna Llena, poder darle forma todo lo que aún sigo pensando...pero creo que tendría que transformar todo..y no creo que quedara realmente contenta asique prefiero que quede intacta y sea un intento.. :) un recuerdo.

    Sabes que no puedo decir mucho más. Que me destrozan los ojos azules, que no puedo decir nada mas referente a ello. Sabes de sobra lo que opino de la forma que tienes de escribir, de darle forma a todo lo que conoces y lo que no...Se lo que hay detras de tus escritos...y se que no arrepentiré nunca de leerte...

    Te quiero tanto tanto Cold :) Mucho

    ResponderEliminar
  8. Lo primero, mil gracias por dejarte caer por mi últimamente cerrado Palacio de Plata, he estado a 1000 últimamente y ni devolver comentarios he podido.
    -_-
    Soy lo peor.

    Y lo segundo: OH DIOS MIO
    Que pasada de relato, por favor, los pelillos de punta! Ya normalmente los bailes de mascara me encandilan pero este, tan tenebrosamente sutil, me ha ENCANTADO.
    Te sigo desde ya
    (:


    Besos grises

    ResponderEliminar
  9. Oh, ¡pero no vale! Deja que seamos nosotros los que juzguemos cómo de maravillosa es esta historia, anda *n* Venga, seguro que estás mintiendo y en realidad es tan genial como todo lo demás que escribes, solo que no quieres hundirnos la moral. ¡Pues te doy permiso para que lo hagas!
    Por si te sirve de algo con la historia del psiquiátrico, yo también me consideraba incapaz de terminar una historia larga, pero si tienes a alguien (aunque solo sean un par de personas) empujándote para que sigas escribiendo es más fácil. Sea como fuere, espero noticias al respecto, aunque solo sea un primer parrafillo para enamorarme un poco más de tus palabras :)

    Por cierto, ahora mismo (dame una horilla como máximo) respondo a tu correo; voy a aprovechar que hoy tengo un poco de tiempo para ponerme al día con un millón de cosas que tengo pendiente, y tu respuesta está en el primer puesto de la lista ^^

    Y respecto a mí y mi entrada, sí, las primeras partes se basan en mí, aunque lejanamente. De vez en cuando me planteo qué haría si me enamorase, si llegase esa persona especial que me permitiese entender la obsesión que todos comparten por el amor menos yo, y cada vez sale una cosa distinta. Aunque lo cierto es que, si se diera el caso, huiría a Canadá hasta que se me pasase la tontería xD

    Muchísimas gracias. Por tu fidelidad, por tus comentarios, por tus entradas... Es maravilloso estar rodeado de personas como tú, así nunca me faltan los ánimos ni la inspiración para seguir.

    Un beso gigantesco!

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho tu relato. Me pasaré por aquí más a menudo :D

    ResponderEliminar